Especialistasn en el tratamiento de la bursitis en Zaragoza

Tratamiento de la bursitis en Zaragoza

¿Qué es la bursitis?

La afección ocurre cuando las bolsas sinoviales o bursas, pequeños sacos llenos de líquido cerca de las articulaciones, se irritan e hinchan.

Las bursas juegan un papel clave para ayudar a que sus articulaciones se muevan sin problemas. Cuando funcionan bien, amortiguan los huesos, tendones y ligamentos a medida que se mueven unos contra otros.

En qué consiste el tratamiento de la bursitis

El tratamiento de la bursitis comienza con evitar la actividad agravante. Si la lesión fue traumática (por ejemplo, una caída practicando deporte), es más sencillo intentar evitar la causa.

La bursitis de aparición no traumática se relaciona comúnmente con movimientos, posturas o con su biomecánica. En estos tienes que ser evaluado por un profesional de la salud que entienda cómo los cambios sutiles en la forma en que se mueve pueden causar lesiones.

Los fisioterapeutas experimentados son los profesionales de la salud ideales para descubrir «qué» ha causado la bursitis, «cómo» arreglarla y «qué» debe hacer para evitar que vuelva a ocurrir.

Primeros pasos

El tratamiento de la bursitis depende de varios factores y su enfoque varía según el paciente.

Podemos destacar los siguientes métodos:

Hielo

Hasta que busque el consejo de su médico o fisioterapeuta, le recomendamos que aplique hielo en el área para disminuir la inflamación de la bursa.

Generalmente recomendamos que se aplique una bolsa de hielo grande en el área afectada durante 20 a 30 minutos. Debe repetir la aplicación de hielo de 2 a 3 veces al día hasta que su fisioterapeuta le aconseje que deje de hacerlo.

Fisioterapia

Los síntomas de la bursitis también pueden tener otras causas. Si sospecha que puede estar sufriendo bursitis, consulte a su fisioterapeuta.

No es raro que muchas personas con bursitis también tengan otras afecciones, como osteoartritis o artritis reumatoide, que pueden dificultar el diagnóstico. Otra causa habitual son los tendones o ligamentos desgarrados que causan que la bursa se irrite.

Después de evaluar su biomecánica, su fisioterapeuta también puede recomendar ejercicios específicos (estiramientos o fortalecimiento) para mejorar el dolor y la capacidad de movimiento, además de prevenir una recurrencia.

La bursitis sin tratar puede resultar en calcificación (crecimiento de hueso) dentro de la bursa e incluso en un dolor y discapacidad más desagradable.

Electroterapia

Su fisioterapeuta puede utilizar modalidades de electroterapia para acelerar su ritmo de curación y reducir la inflamación de la bursitis.

La bursitis responde mejor a diferentes formas de electroterapia, que pueden ser discutidas con su fisioterapeuta.

Medicamentos

Algunas veces, se prescriben antinflamatorios no esteroides (AINES), como ibuprofeno o naproxeno. Por lo general, son ineficaces, ya que la bursa está aislada del torrente sanguíneo. Las aplicaciones de gel parecen ser más efectivas.

Pérdida de peso

Lo ideal es que tenga que reducir el peso colocado a través de la articulación y la bursa adyacente. Esto es obviamente más importante cuando la bursa está en la extremidad inferior. Sin embargo en algunos deportes como la gimnasia, sus practicantes soportan el peso a través de la extremidad superior.

La pérdida de peso puede ser recomendada si usted tiene sobrepeso para reducir la tensión que se ejerce a través de cualquier articulación que soporte peso y bursa.

Inyecciones de cortisona

Las inyecciones de hidrocortisona parecen ser un tratamiento efectivo para la bursitis. Desafortunadamente, hay efectos secundarios potenciales que deben ser discutidos con su médico.

Las inyecciones más efectivas son las que se realizan bajo la guía del ultrasonido.

¿Interesado en tratar sus problemas de bursitis? Si necesita un fisioterapeuta, será un placer atender su solicitud y proporcionarle la mejor atención y servicio.