Tipos de protectores bucales

Una breve historia de protectores bucales

De acuerdo con Wikipedia, el primer protector bucal es la invención acreditada del dentista llamado Woolf Krauze. En 1890 Krauze diseñó el primer protector bucal para proteger a los boxeadores contra los cortes de labios y lesiones. Los siguientes avances sirvieron como base para los diseños contemporáneos creados en 1970 gracias a un dentista pediátrico canadiense.

Centró sus esfuerzos en ajustar el diseño original para evitar lesiones dentales durante el hockey sobre hielo. Gracias al ingenio de ambos dentistas, los aparatos han evolucionado desde entonces para servir a una gran variedad de usos.

Protectores bucales para el bruxismo

Los amantes del deporte saben que los protectores bucales son una parte oficial de los uniformes del equipo para una serie de actividades que incluyen al hockey, al fútbol y al baloncesto. El hecho es que durante esos tipos de pasatiempos, las probabilidades de impacto facial y posteriores problemas dentales son mayores. Sin embargo, los aparatos se pueden utilizar también como un tratamiento dental para una serie de cuestiones.

La acción involuntaria de rechinar los dientes, asociado con el bruxismo puede causar una gran variedad de problemas, incluyendo dolores de cabeza, sensibilidad dental, desgaste excesivo de los dientes, dientes astillados, la erosión dental y ATM.

ATM es una enfermedad que se caracteriza por la capacidad de incomodidad del maxilar inferior (mandíbula) al desplazarse hacia arriba, abajo y a los lados. No es raro que los dentistas profesionales adapten en la atención dental el uso de protectores bucales para los pacientes, con el fin de mantener una mandíbula firme durante el sueño. Gracias a esto se consigue aumentar la comodidad y reducir el impacto negativo que produce el bruxismo.

Los protectores bucales se utilizan también en la odontología cosmética. Algunos protectores se utilizan para mantener la solución necesaria que se hecha para realizar un blanqueamiento dental profesional. Además, la nueva generación de aparatos invisibles, contando con protectores bucales removibles y reemplazables, ayuda a desplazar lentamente los dientes a su posición correcta.

Tipos de protectores bucales

Hoy en día existe una gran variedad de opciones a la hora de elegir un protector bucal. Estos están disponibles tu farmacia de barrio un precio razonable del en torno a 20 euros. Aunque existen otros protectores de más calidad que pueden rondar el centenar de euros.

Las fluctuaciones de los precios demuestran que no todos los protectores bucales son iguales.

Los protectores bucales que encontramos en las estanterías de las farmacias, por lo general son protectores bucales estándar ya hechos y si bien pueden ser útiles cuando no hay otra opción disponible, los tamaños son únicos y no proporcionar un ajuste realmente cómodo.

Existe otra categoría de protectores bucales, los cuales se pueden calentar y morder, dejando la forma de los dientes. Este protector bucal se puede personalizar como su nombre sugiere, protectores bucales adaptables. Los dispositivos están hechos de un material flexible, termo-plástico, que se vuelve maleable y resulta ligeramente más adaptable una vez se calienta.

Los individuos con problemas graves dentales debidos a la mordida, encontrarán la opción de los protectores bucales personalizados, que proporcionan el ajuste más cómodo. Para realizar este tipo de protector bucal, es necesario acudir a la consulta del fisioterapeuta. Estos moldes se envían a un laboratorio donde se produce un prototipo de protector bucal y es enviado de vuelta a la clínica.

Sólo después de que el fisioterapeuta comprueba el ajuste y haga las modificaciones necesarias, se procederá a realizar el molde del protector bucal definitivo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *